2017/8

2017/8

sábado, 30 de abril de 2016

BOTA DE ORO 2016


BETIS 0-2 BARÇA. JORNADA 36

El Barça sobrevive al Villamarín y acelera hacia la Liga

Leo Messi lidera al Barça en la segunda parte y el equipo supera el trago del Villamarín gracias a los goles de Rakitic y Suárez

El Barça sobrevive al Villamarín y acelera hacia la Liga
Rakitic celebra su gol en el Villamarín EFE
FICHA TÉCNICA

Liga BBVA 2015/16

Jornada 36

Real Betis

Adán; Bruno, Pezella, Westermann, Montoya; Petros, N'Diaye; Cejudo, Ceballos (Portillo, min. 68), Joaquín (Musonda, min. 55) y Rubén Castro (Van Wolfswinkel, min. 78)

FC Barcelona

Bravo (Ter Stegen, min. 87); Alves (Sergi Roberto, min. 73), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Sergio Busquets, Iniesta, Rakitic (Arda Turan, 85); Neymar, Messi y Luis Suárez.

Goles

0-1, min 49: Rakitic, a puerta vacía tras un error de Adán
0-2, min 80: Luis Suárez aprovecha un gran pase de Messi para superar a Adán

Árbitro

Mateu Lahoz (comité valenciano). Amonestó con cartulina amarilla a Bruno (min. 20), Piqué (min. 22), Messi (min. 22), Petros (min. 33), Alves (min. 45), Ceballos (min. 66) y expulsó por doble amarilla a Westermann (min. 27 y 35).

Incidencias

Partido disputado en el Benito Villamarín ante 44.015 espectadores.
Javier Giraldo
30-4-2016 | 22:25 H.
A falta de fútbol, el Barça tiró de empuje y de coraje para acelerar hacia el título de Liga: sobrevivió a la experiencia del Benito Villamarín para superar al Betis gracias al talento de Messi y a los goles de Rakitic y Suárez, ambos en la segunda mitad, que consolidan el liderato blaugrana a falta de dos partidos para el cierre del campeonato.
Fue un partido agónico; un mal trago necesario para no perder pie en la pelea por el título. El Barça se topó con un Betis muy combativo, empeñado en convertir el partido en una guerra de guerrillas, y con la presión añadida de saber que Madrid y Atlético habían ganado sus partidos.
El Barça se trabajó la victoria con tanta paciencia que por momentos, la Liga parecía estar en peligro: en la primera parte, el equipo blaugrana jugó con la dejadez propia de los primeros días de agosto. Parecía que el Betis se jugaba la vida y el Barça solo el prestigio, de tanto que se igualaron las fuerzas en el Villamarín. Apenas se contaban ocasiones en un partido plano y atascado, de ritmo lento; puro veneno para un equipo que aspira a ganar la Liga.
Solo la expulsión de Westermann, por dos amarillas absurdas, parecía aliviar a un Barça obligado a sobrevivir en un entorno hostil. Consciente de que la Liga se gana en cada balón, en cada jugada, el equipo de Luis Enrique reaccionó a tiempo. 
Al Barça se le está haciendo interminable la temporada: el equipo ha llegado al tramo final sin gasolina, agotado física y mentalmente, sumergido en la espesura. Cada partido es un dolor de cabeza y el del Villamarín no fue una excepción. Fue un ejercicio de supervivencia para no perder una Liga que ya se daba por ganada hace poco más de un mes. El esfuerzo de ganar la Liga dos veces le está pasando factura a un equipo saturado de fútbol y que pide a gritos unas vacaciones.
Ni el césped, demasiado alto; ni el árbitro, Mateu Lahoz, contribuyeron demasiado al espectáculo: tuvo uno de esos días en los que está encantado de conocerse y de sacar a pasear las tarjetas, sintiéndose protagonista del espectáculo aprovechando que las estrellas no aparecían.
En la segunda parte, el Barça apretó el acelerador. Sin margen de error, el equipo se lanzó a por el partido luchando contra el Betis y contra el reloj. El tridente, desaparecido en la primera parte, pidió la palabra para poner la cosas en su sitio. Apareció Messi, que se movió entre líneas con la soltura de un bailarín. Irrumpieron también Neymar (sin suerte de cara a gol, pero mejor en el desborde) y Suárez: fallón al principio, decisivo al final para echar el cierre al partido.

Adán, justicia divina

Adán, el portero del Betis, se dio de bruces contra sus propias palabras. "Queremos joderle la Liga al Barça", había confesado días atrás. Y poco después del descanso, se tragó un balón inocuo que Messi había colgado al área. Lo recogió Rakitic, el rey de las segundas jugadas, un depredador de los errores ajenos, para marcar uno de los goles más importantes de la temporada; el que mantenía al Barça al frente de la Liga.
Pero el partido no se cerró con el gol de Rakitic. El Betis se estiró y puso en apuros el resultado. Temblaba el Barça por momentos, hasta que Messi decidió que las dudas se habían terminado. El argentino asumió el timón del partido en medio de la tormenta. Jugó e hizo jugar: el argentino fue un analgésico para sus compañeros, un bálsamo, un salvavidas.
Messi habilitó a Suárez, que se quedó solo ante Adán y erró incomprensiblemente uno de los goles más fáciles de su carrera. Iba camino del psicólogo Suárez, ofuscado y sin suerte, hasta que se liberó a falta de diez minutos, aprovechando una deliciosa asistencia de Messi para -ahora sí- batir a Adán y ponerle el candado al partido.
El 0-2 deja al Barça a un paso de proclamarse campeón: podría hacerlo la semana que viene. Y en el peor de los casos, en la última jornada ante el Granada. Lo importante es que todo depende de los muchachos de Luis Enrique.

sábado, 23 de abril de 2016

BARÇA 6-0 SPORTING. JORNADA 35


Luis Suárez destroza al Sporting con otro póker estelar

Luis Suárez encarriló la victoria contra el Sporting con otra exhibición goleadora

Luis Suárez destroza al Sporting con otro póker estelar
Luis Suárez hizo añicos a la zaga del Sporting EFE
FICHA TÉCNICA

LIGA BBVA

Jornada 35

FC BARCELONA

Bravo; Sergi Roberto (Dani Alves, m.46), Piqué (Bartra, m.65), Mascherano, Alba; Rakitic, (Arda, m.74), Sergi Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

SPORTING GIJÓN

Cuéllar, Vranjes, Luis Hernández, Lichnovsky, Isma López (Canella, m.69); Mascarell, Pablo Pérez (Tonny Sanabria, m.62), Halilovic, Rachid, Menéndez y Guerrero (Castro, m.76).

GOLES

1-0, Messi (12') remata de cabeza un mal rechace de Cuéllar intimidado por Luis Suárez. 2-0, Luis Suárez (63') aprovecha una gran asistencia de Iniesta. 3-0, Luis Suárez (73'), al transformar un penalti. 4-0, Luis Suárez (77'), de otra pena máxima. 5-0, Neymar (85'), en otro penalti. 6-0, Luis Suárez (87') con un remate muy ajustado.

ÁRBITRO

Clos Gómez (aragonés). Mostró tarjeta amarilla a Vranjes (25') por un agarrón sobre Neymar; a Luis Hernández (72') por protestar; a Halilovic (87'). Expulsó a Vranjes (86') por ver una segunda amarilla.

INCIDENCIAS

Partido disputado en el Camp Nou, que congregó a un total de 77.299 espectadroes. Antes del encuentro se tributó un caluroso homenaje a la figura de Enrique Castro Quini.
Tomàs Andreu
23-4-2016 | 22:34 H.
Solo la falta de pegada del Sporting y alguna que otra decisión de Clos Gómez permitieron que el Barça salvara las muebles en uno de los partidos con menos tensión de esta temporada. La remontada del Real Madrid frente al Rayo o la victoria apurada del Atlético contra el Málaga no sirvieron de acicate para un conjunto azulgrana que jugó a sumar los tres puntos con la ley del mínimo esfuerzo.
Luis Enrique mantuvo de inicio su confianza ciega en el once tipo consolidado en la Liga -con permiso de Sergi Roberto en lugar de Dani Alves-. El técnico sabe que no está en condiciones de hacer una sola concesión y el Sporting se encargó de darle la razón casi desde el minuto 1. Entre otros motivos porque la primera gran ocasión de gol es de Menéndez que, en inmejorable posición, conecta un tímido remate a manos de Bravo.
Generoso regalo asturiano que Messí sí rentabilizó en una acción rocambolesca en el minuto 12. Luis Suárez incordió a Cuéllar en un mal rechace que Leo sacó provecho con un cabezazo.
Todo parecía encarrilado, todo iba encaminado a un partido plácido, idóneo para recuperar viejas sensaciones en el Camp Nou. Nada más lejos de la realidad. El tridente presionaba desorganizado, Iniesta acumulaba más errores de la cuenta en el pase y la defensa permitía que el Sporting llegara a la frontal del área con más facilidad de la cuenta. Otro disparo de Menéndez desviado y una acción de Isma López al borde descanso que Mascherano y Piqué desviaron cuando se cantaba el empate evidenciaron las debilidades del Barça. Por cierto, el Sporting reclamó manos de Gerard.
Un punto y aparte para Neymar en el primer tiempo. El brasileño sigue negado en casi todas sus facetas. Su primera intervención de mérito no llegó hasta el minuto 40, aunque su asistencia no fue culminada por Luis Suárez. Segundos después, un mano a mano con Cuéllar acabó con una pésima definición impropia del brasileño. Incluso se oyeron tímidos pitos en la grada del Camp Nou.
El Barça pareció entender que estaba jugando con fuego, apretó en la reanudación y rápidamente generó un carrusel de oportunidades de gol. Messi, el negado Neymar e incluso una 'zamorana' de Vranjes, que Clos Gómez decidió no sancionar con penalti, fueron la antesala de la sentencia. Leo parió la jugada, Iniesta puso la calidad en el pase y Luis Suárez, el instinto goleador. Gol y promesa solidaria cumplida en su apoyo a la enfermedad del PKU.
El resto de la noche presentaba dos alicientes: la recuperación de Ney y la consolidación del pichichi de Luis Suárez. El uruguayo está en estado de gracia e incluso los penaltis han dejado de ser un problema para el Barça. En solo cuatro minutos, el colegiado Clos Gómez sancionó dos penas máximas contra el Sporting. Luis Suárez, con una maestría no vista hasta la fecha, consolidó otro hat trick y afianzó su condición de Pichichi provisional con 34 goles. Cristiano Ronaldo queda relegado con 31.
Nada mejor que los goles de última hora para calmar los ánimos de un Camp Nou que acabó coreando a los jugadores e incluso se atrevió con la ola. Abelardo, por su parte, se limitó a dar descanso a alguno de sus jugadores, dar por perdido el partido y encenderse con el arbitraje de Clos Gómez. El 5-0 de Ney, obra del tercer penalti de la noche, fue delirante. Pésima actuación del colegiado aragonés.

TROFEO PICHICHI 2016