2017/8

2017/8

sábado, 3 de diciembre de 2016

BARÇA 1-1 REAL MADRID. JORNADA 14

El Barça no sabe noquear al Madrid en el clásico

Luis Suárez adelantó a los blaugrana que pudieron sentenciar con el 1-0

Con la vuelta de Iniesta recuperó su fútbol pero siguió mostrando su vulnerabilidad defensiva

 

1-1

FC BARCELONA

Ter Stegen; Sergi Roberto, Mascherano, Piqué, Alba; Rakitic (Iniesta, 59'), Busquets, André Gomes (Arda Turan 77'); Messi (c), Suárez y Neymar (Denis Suárez, 87').

REAL MADRID

Keylor Navas, Carvajal, Varane, Sergio Ramos (c), Marcelo; Kovacic (Mariano, 86'), Modric; Lucas Vázquez, Isco (Casemiro, 66'), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Asensio, 77').

GOLES

1-0, Min. 53, Luis Suárez. Neymar lanza una falta desde el lateral izquierdo del área y el uruguayo, tras hacerse el espacio entre Varane y Lucas Vázquez, cabecea a la red. 1-1, Min. 90, Sergio Ramos. Falta que lanza desde el lateral Luca Modric y Sergio Ramos, libre de marca, cabecea a la red.

ÁRBITRO

Clos Gómez (Comité Aragones). Tarjeta amarilla a Isco (13') por agarrar a Neymar; a Neymar (28') por una dura entrada sobre Lucas Vázquez; a Luis Suárez (75') por protestar una falta sobre Varane; a Carvajal (80') por una dura entrada a Neymar; a Busquets (83') por derribar a Marco Asensio; a Mascherano (89') por protestar una falta.

INCIDENCIAS

Camp Nou, 98.485 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los fallecidos en el accidente aéreo de la expedición del Chapecoense brasileño.
El Barça sufrió el primer tiempo, dominó el segundo, tuvo al Real vencido... y se dejó empatar el clásico (1-1) en el último minuto. Marcó Luis Suárez y sobre todo volvió el fútbol con Andrés Iniesta. Pero el gol de Sergio Ramos dejó un sabor de pérdida en los blaugrana y una distancia de 6 puntos en la clasificación que deja la Liga muy cuesta arriba para los jugadores de Luis Enrique.

ANDRÉ POR ANDRÉS

Mientras que Zinedine Zidane presentó la alineación esperada, con el tándem defensivo Varane-Ramos y el pivote Kovacic-Modric, Luis Enrique despejó las incógnitas reservando a Iniesta y Umtiti, que apuntaban como titulares.
El arranque del partido fue muy táctico e intenso, con los dos equipos más pendientes de presionar al contrario y evitar que pudiera armar juego que de mover la bola. Zidane había dispuesto defender dos contra uno a Neymar y Messi en las bandas y en los primeros minutos funcionó este dispositivo.
En ataque, optó la verticalidad de las contras buscando el que parecía el eslabón blaugrana más débil, el lateral de Sergi Roberto, con Lucas Vázquez y Marcelo.

PENALTI

El Barcelona se llevó un susto mayúsculo cuando Mascherano derribó a Lucas Vázquez en el área a los dos minutos de juego, pero Clos Gómez interpretó que no había penalti.
Desde entonces, Messi y compañía tuvieron que masticar tierra en un partido trabado, con el balón dividido y el campo plagado de trincheras y trampas. Con la misma ambición que los blaugrana pero sin la necesidad imperiosa de puntos, el Real Madrid jugó sin ansiedad y, por tanto, sin precipitación, como quería Zidane en la previa.

PRIMER DISPARO

El primer disparo del Barça no llegó hasta el minuto 18, un lanzamiento de falta directa de Messi (18') sin la sustancia habitual. El equipo, a la espera del regreso de Iniesta, seguía sin juego y Busquets, multiplicado en defender y crear, no daba abasto; Rakitic bastante tuvo con ocuparse de los espacios que dejaban Messi y Sergi Roberto; y André Gomes estuvo descolocado.
En el último cuarto de hora del primer tiempo se multiplicaron las llegadas del Real Madrid al área del Barça. Quizás sin demasiados remates definitivos, pero sí generando inquietud en el Camp Nou pues su fútbol fue más hilvanado que el blaugrana en esa fase.

CR7 y OTRO penalti

Cristiano Ronaldo probó la chilena (32'), obligó a Ter Stegen a conceder un córner (36'), forzó un slalom (40') y a punto estuvo de remachar a la red una acción excelente de Isco y Benzema (44').
La réplica barcelonista fue muy pobre en ese último cuarto de hora, con lanzamientos lejanos y sin puntería y un penalti de Carvajal por manos (40') tan claro como el de Mascherano y que Clos tampoco vio.

SUENA LA CAMPANA

El Barça, más que nunca encomendado a los fogonazos de talento de un aislado Leo Messi, por primera vez capitán en un clásico, recibió con alivio el pitido para ir a la caseta.
Se pasó la 'Gent Blaugrana' murmurando en el descanso sobre André Gomes y casi implorando la incorporación de Iniesta que empezó a hacer ejercicios de calentamiento a los cinco minutos de la reanudación.

DIRECTO DE LUIS SUÁREZ

A falta de juego colectivo, tuvo que ser el talento individual el que rescatara al Barça. Esta vez, por medio de Luis Suárez. Neymar lanzó una falta lateral, el uruguayo se hizo un espacio entre Varane y Lucas Vázquez y Suárez marcó gol al fusilar a Keylor Navas con un potente y picado testarazo (1-0, 53').
Las circunstancias convirtieron en un plan perfecto la estrategia de Luis Enrique pues con el Real Madrid todavía en la lona por el directo a la mandíbula, incorporó a Iniesta por Rakitic para, ahora sí, hacerse con el balón y con el control.
La réplica de Zidane fue apuntalar el mediocampo con Casemiro por Isco (66') para liberar a Modric y que el croata volviera a conectar con la delantera.

LA TIENEN NEYMAR Y MESSI

Con el capitán ayudando a Messi en la construcción, el Barça recuperó su identidad futbolística y por unos minutos tuvo al Real a su merced. Una soberbia acción Busquets-Messi-Iniesta acabó con el balón en el área de Navas.
El brasileño rompió la cintura de Carvajal pero se llenó de balón al disparar, con demasiada potencia, y su chut que llevaba el aroma del segundo tanto se fue al larguero (68'). Un minuto después, era el propio INiesta el que probaba fortuna y Carvajal despejaba a córner.
Los dos entrenadores movieron el banquillo al mismo tiempo, el minuto 77. Luis Enrique cambió a André Gomes por Turan para conseguir aun más control y Zidane relevó a Benzema, visiblemente cansado, con Asensio.

PAGAR EL PRECIO

El cambio decisivo ya se había hecho con la incorporación de Iniesta. El centrocampista manchego, amo del balón, envió un pase profundo entre los centrales para Leo Messi, pero el argentino, raro en él, no ajustó el tiro (81').
El Barça, pagó un precio muy caro pues ya prácticamente en el descuento el Real Madrid devolvió el golpe, en su caso por otro especialista en marcar al límite, Sergio Ramos.
Arda Turan provocó una falta lateral, el centro de Luca Modirc llegó al área y Sergio Ramos, libre de marca, cabeceó imparable a la red el 1-1 (90').
Si el tanto de Luis Suárez había sido un golpe tremendo para el Madrid, el de Ramos fulminó a un Barça que a la desesperada intentó marcar por medio de Sergi Roberto (90+2) pero Casemiro, bajo los palos, achicó el peligro antes de que acabara el clásico con un empate que para el Real, sin duda, tendrá el sabor del triunfo cuando mire la clasificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario