2017/8

2017/8

martes, 6 de diciembre de 2016

BARÇA 4-0 BORUSSIA MONCHENGLADBACH. CHAMPIONS.LEAGUE. JORNADA 6

El Barça recupera la sonrisa con un hat trick de Arda Turan

Leo Messi abrió el marcador y Arda lo completó con tres goles en la segunda parte

Noche plácida para el equipo de Luis Enrique, que alineó a los seis fichajes de la temporada frente a un Borussia muy manso

Messi y Arda Turan celebran el 1-0, obra del argentino
Messi y Arda Turan celebran el 1-0, obra del argentino | sport

FCB
4-0
BOR

FC Barcelona

Cillessen, Aleix Vidal, Umtiti, Mascherano, Digne, André Gomes, Iniesta (c) (Rafinha, min. 60), Denis Suárez, Messi, Arda (Marc Cardona, min. 74) y Alcácer.

Borussia Mönchengladbach

Sommer, Christensen, Vestergaard, Jantschke (c), Elvedi, Strobl, Dahoud (Kramer, min. 58), Korb, Schulz (Jonhson, min. 58), Hazard (Raffael, min. 72) y Hahn.

Goles

1-0, min 16: Messi combina con Arda Turan en el área rival y marca con un disparo cruzado. 2-0, min. 50: Arda remata a placer, de cabeza, un centro de Denis Suárez dedse la banda derecha. 3-0, min. 54: Arda remata con la pierna derecha un buen pase de Aleix Vidal desde el costado derecho del ataque. 4-0, min. 67: Asistencia de Alcácer a Arda que marca a placer.

Árbitro

Sergei Karasev (Rusia). Amonestó con cartulina amarilla a Dahoud (m. 55) por falta a Umtiti.

Incidencias

Partido correspondiente a la sexta jornada de la fase de grupos de la Champions League disputado en el Camp Nou ante 67.157 espectadores.
El Barça aprovechó la oportunidad que le brindó el Borussia Mönchengladbach en el Camp Nou: era la noche ideal para dejar atrás las dudas, rehabilitarse, olvidarse de los últimos partidos y recuperar la pasión. Para divertirse y divertir al público del Estadi. Y el equipo cumplió: no solo ganó con claridad, con un gol de Messi en la primera parte y tres de Arda en la reanudación, sino que recuperó la esencia de su juego, gobernando el partido con autoridad a través de la posesión del balón.
Fue como pasar un fin de semana en un balneario: un ejercicio balsámico, un alto en el camino, aunque con los jugadores menos habituales, ya que Luis Enrique apostó de entrada por los seis fichajes del verano: Cillessen como sustituto de Ter Stegen bajo los palos, Digne y Umtiti en defensa, André Gomes como pivote, Denis Suárez en la creación y Alcácer como delantero centro.
Frente a un Borussia muy manso, que casi no cruzó el centro del campo y que apenas cometió faltas, el equipo blaugrana disfrutó del partido más plácido de la temporada. Después de tres empates consecutivos y de la decepción del clásico, el equipo necesitaba un partido así, sin grandes complicaciones, el escenario perfecto para la rehabilitación del Barça en lo colectivo y en lo individual.
Messi, que no entiende de partidos semiamistosos, empezó el partido capitalizando el juego de ataque del Barça con una superioridad abrumadora. Se movió con libertad y fue el encargado de abrir el marcador, al cuarto de hora de juego.
Lo hizo con un excelente cambio de ritmo, y tras combinar con Arda Turan: el '10' se movió en la corona del área, buscó al turco, que le devolvió el pase atrás para que Messi rematase a gol al primer toque. El gol premiaba la insistencia del Barça y castigaba la indolencia del Borussia. Sin embargo, el equipo alemán no cambió su planteamiento pese a verse por debajo en el marcador.
Disfrutaba el Barça, como si jugase el Gamper en el mes de diciembre: Umtiti y Mascherano apenas sufrieron como centrales, los laterales pudieron darse el lujo de progresar sin problemas, André Gomes ejerció de pivote con solvencia y los interiores, Iniesta y Denis, mostraron su creatividad y dejaron clara que su conexión promete dosis de buen fútbol.

la pasión turca

Disfrutó sobre todo Arda, autor de un hat trick en la segunda mitad, en tres acciones muy similares, incorporándose al área y aprovechando centros desde la banda derecha. El primero, de Denis Suárez, el segundo de Aleix Vidal y el tercero de Alcácer. El turco, siempre indescifrable, los celebró desganado, quizá rumiando aún la falta sobre Marcelo que cometió en el clásico y que supuso el empate del Madrid.
En un tramo de 17 minutos, Arda firmó tres goles. Entre el arranque de la segunda mitad y hasta que fue sustituido por Mar Cardona, en el minuto 74, el turco recogió el testigo de Messi como protagonista indiscutible del partido, en una de esas noches doradas en las que cualquier remate se convierte en gol.

De Alcácer a Aleix

También fue una noche especialmente dulce para Aleix Vidal: jugó un partido más que notable, progresando por su banda, defendiendo con solvencia, ovacionado incuso por la grada, rehabilitado a ojos del Camp Nou y de su propio entrenador, que no dudó en elogiarlo sin reservas tras un partido que puede marcar un punto de inflexión en su trayectoria en el Barça.
La otra cara de la moneda fue Paco Alcácer: el valenciano jugó el partido completo, pero estuvo lejos del gol. Le costó buscarse la vida, moverse entre los centrales y combinar con sus compañeros. Sigue lejos de lo que la afición espera de él. Se le vio frustrado, cansado de esperar un gol que no acaba de llegar.
El Borussia, que solo ha ganado uno de sus últimos diez partidos, intentó maquillar el resultado con un mano a mano de Johnson frente a Cillessen, pero ni siquiera así vio puerta el conjunto alemán, tímido y poco competitivo en el Camp Nou.
El partido, que ya había nacido falto de competitividad, acabó convertido en un test para comprobar el nivel de los menos habituales y de los fichajes: Cillessen por fin pudo disfrutar de 90 minutos de tranquilidad, Umtiti recuperó sensaciones, Denis sacó un notable alto y André Gomes cumplió con solvencia. Y debutó Marc Cardona en la Champions, premio a su excelente temporada en el filial. Solo faltó el gol de Alcácer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario