2017/8

2017/8

domingo, 28 de febrero de 2016

BARÇA 2-1 SEVILLA. JORNADA 26

El FC Barcelona sufrió para remontar a un Sevilla muy peleón

Una espectacular falta de Messi y el oportunismo de Piqué salieron al rescate del FC Barcelona

El FC Barcelona sufrió para remontar a un Sevilla muy peleón
Messi y Piqué sellaron la remontada con sus goles Foto: Valentí Enrich, Ignasi Paredes
FICHA TÉCNICA

LIGA BBVA

Jornada 26ª

FC BARCELONA

Bravo; Aleix Vidal (Alves, m.60), Piqué, Mathieu, Jordi Alba; Busquets, Sergi Roberto (Rakitic, m.74), Arda Turan (Iniesta, m.63), Messi, Neymar y Luis Suárez.

SEVILLA

Sergio Rico; Coke, Rami, Kolo, Tremoulinas; N'Zonzi, Cristóforo (Konoplyanka, m.62), Krohn-Dehli, Iborra (Juan Muñoz, m.74), Vitolo y Gameiro.

GOLES

0-1. Vitolo (19') tras rematar un gran centro de Tremoulinas. 1-1. Messi (31') tras un lanzamiento de falta directo. 2-1 Piqué (47') al empujar una asistencia de Luis Suárez.

ÁRBITRO

Jaime Latre, comité aragonés. Mostró tarjeta amarilla a Rami (29') por obstruir a Neymar; Alves (70') por falta sobre Iborra; a Sergi Roberto (73') por agarrón; a Kolo (77') por agarrón a Luis Suárez y a Piqué (90').

INCIDENCIAS

Partido disputado en el Camp Nou ante 79.684 espectadores.
Tomàs Andreu
28-2-2016 | 22:30 H.
Estaba prohibido perder. El Barça estaba obligado a firmar un fin de semana redondo tras la debacle madridista en el Bernabéu. Era imperativo sellar uno de los escasos récords que aún se le resistían: el ansiado registro de Beenhakker y sus 34 partidos consecutivos sin perder. Por uno u otro motivo, el conjunto de Luis Enrique no podía dejarse sorprender por el Sevilla. Y así fue, aunque el equipo tuvo que exprimirse al máximo para sumar tres puntos más que encarrilan un trofeo que va camino del museo culé.
Unai Emery había advertido en la previa del encuentro que el Sevilla llevaba tiempo rozando la victoria en el Camp Nou y que estaba en condiciones de dar la sorpresa esta temporada. No era una bravuconada, ni mucho menos. El técnico tenía muy clara la fórmula para castigar al Barça: desactivar la capacidad creativa del centro del campo rival donde se echaba de menos a Iniesta y Rakitic. Y lo consiguió en el primer tiempo. El FC Barcelona tardó más de media hora en tomarle el pulso al partido. Hasta ese momento, a temblar en cada contra del Sevilla y a encomendarse a las genialidades del tridente.
El trabajo de pizarra de Emery desactivó casi por completo la capacidad creativa azulgrana. Sergi Roberto y Arda tuvieron serios problemas para enlazar con Sergio Busquets, forzando que Messi, Neymar y Luis Suárez aparecieran en contadas ocasiones y siempre en complicadas líneas de pase. El resultado fueron numerosas pérdidas de balón que habilitaron la salida andaluza. Y ahí, Tremoulinas por su banda izquierda le hizo un traje al Barça. Vitolo, en el minuto 10, probó fortuna con un disparo centrado que no sorprendió a Bravo.
Sin fluidez en la circulación y con pocos espacios en la defensa del Sevilla, el Barça tuvo que encomendarse en las acciones a balón parado a cargo de sus genios. Messi frotó la lámpara en el minuto 12. En un lanzamiento de esquina, el balón se estrelló en el poste y a punto estuvo de firmar un gol olímpico. En la misma acción, Luis Suárez recogió el rechace y estrelló el balón en el travesaño. Pero el orden del Sevilla seguía castigando, forzando imprecisiones y dando sustos a Mathieu.
Neymar lo intentaba una y otra vez en el uno contra uno, con escasa fortuna, aunque al menos en una de las acciones forzó la clásica falta en la frontal del área. Transcurría el minuto 31, otra vez a balón parado, de nuevo Messi frotando la lámpara y, una vez más, el Camp Nou no tuvo más remedio que ponerse en pie para festejar un lanzamiento espectacular. Una falta de antología para batir a Sergio Rico.
El empate sí pasó factura a un Sevilla cada vez más replegado, cediendo metros y, por momentos, resignado a ser víctima de otra remontada.
Lo que sucedió en los primeros minutos de la reanudación fue una auténtica locura. Barça y Sevilla se olvidaron de las precauciones y llegó el auténtico festival. Piqué dio rienda a su vocación goleadora y en el 47' certificaba la remontada al empujar una pasada de Luis Suárez. Todo parecía encarrilado, pero la escuadra de Emery no lo puso nada fácil.
Bravo, en el 50', tuvo que salir al rescate en otra intervención providencial tras un remate a bocajarro de Gameiro. Sergio Rico no le fue a la zaga y demostró su espléndido estado de forma en dos paradas de mérito tras disparos de neymar y Busquets.
Con el partido abierto, Luis Enrique optó por deshacer algunas de las rotaciones del once inicial. Dani Alves relevó a Aleix Vidal e Iniesta ocupó la plaza de un Arda que sigue sin dar la medida lo que él se espera. Un intento claro de buscar un mayor control del balón y echar el cerrojo a un encuentro de marcador incierto.
La consigna en la media hora final no fue otra que recuperar las circulaciones prolongadas, ordenar el equipo con el balón en los pies y esperar de forma paciente que el Sevilla se desorganizara atrás. El Sevilla no lo puso fácil y el colegiado Jaime Latre tampoco, al ignorar un empujón estúpido de Rami sobre Neymar que muy bien pudo acabar en penalti.
Luis Suárez perdonó la sentencia en el 73' y Messi disparó muy cruzado en el 75'. Avisos y más avisos frente a un Sevilla que lograba plantarse en la frontal de Bravo con cierta facilidad y, en el peor de los casos, colgaba balones aprovechando la debilidad azulgrana en el juego aéreo.
La tensión se prolongó hasta el descuento, donde el Sevilla botó un libre directo seguido de dos córners. Todo bajo control. Sufriendo, pero con la victoria y los tres puntos luciendo en la clasificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario